El mercado laboral en España hace 50 años

Nuestro mercado laboral hoy en día no tiene nada que ver con el mercado laboral que existía hace 50 años. No solo el mercado laboral, el país ha sufrido un gran número de cambios tanto estructurales como organizacionales, y por supuesto, sociales. Por ejemplo, hace 50 años el paro no era una inquietud en las economías occidentales. No lo fue hasta la crisis del petróleo de 1973, que puso en evidencia que era posible tener una inflación alta y al mismo tiempo elevadas tasas de paro. En cualquier caso, lo verdaderamente importante es que el último medio siglo ha venido acompañado de cambios económicos y demográficos, en España y en el resto de Europa. Para analizar el mercado nos vamos a fijar en dos claves: 

El paro 

La situación actual del paro en España es muy preocupante, ya que se encuentra en 16,1% según la última EPA. Es por tanto que las necesidades de empresas y ciudadanos han cambiado radicalmente.  Hay en España 8 millones de personas ocupadas más en la actualidad que hace 40 años. La población ocupada ha pasado de 11 millones a 18 millones, describiendo un incremento en este periodo cercano al 67%. También hay más parados, sí, en torno a 1,76 millones más: de 3 millones se ha pasado a 4,78. Los jóvenes sufren el mismo desempleo, pero lo sufren menos jóvenes, el rango máximo de edad de los jóvenes está sufriendo las consecuencias de una sociedad que cada vez demanda menos mano de obra en favor de la automatización y de la actuación de las diferentes innovaciones.  

Puede argumentarse que el incremento de la población en edad de trabajar afecta sobre todo al tamaño de la economía, pero no tanto a la probabilidad de encontrar un empleo: si se ha incrementado el número de personas en edad de trabajar, también se habrá incrementado la capacidad productiva del país. 

Mercado laboral femenino  

La población ocupada femenina se ha multiplicado por 2,5 en estos últimos 50 años pasando de casi 3,2 millones a algo más de 8,2 millones de trabajadoras. Hace 30 años, únicamente estaban ocupadas unas 22 mujeres de cada 100 que tenían edad para trabajar, había mucho margen de mejora. En contraste, aunque el ratio es todavía bajo, tienen empleo 42 de cada 100 mujeres en edad de trabajar. 

El protagonismo de las mujeres, con su incorporación masiva, ha sido una de las señas más significativas de la evolución del mercado laboral español en estas cinco últimas décadas. 

En definitiva, el mundo ha cambiado mucho en estos 50 años, el mercado laboral de entonces no tiene casi ningún parecido con la actualidad. La tecnología y la innovación será uno de los factores más importantes a la hora de valorar el mercado laboral de dentro de 10-20 años. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *