Planes de Formación, el aliado perfecto para retener el talento de tu empresa

Atraer y retener el talento es una de las grandes preocupaciones de las organizaciones y suelen destinar muchos esfuerzos a estas problemáticas. Tras la pandemia que ha sufrido el mundo y el avance de las tecnologías, los conceptos de productividad y el «echarle horas» han cambiado de percepción general, el perfil del empleado y sus motivaciones han cambiado por completo. El hecho de invertir en el talento interno de la organización se ha demostrado más eficiente que recurrir al talento externo. 

Un buen plan de formación empresarial tiene en cuenta las acciones formativas necesarias destinadas a mejorar las habilidades o conocimientos de los trabajadores para seguir el progreso de estos dentro de la organización aprovechando así el talento, así como a mejorar su productividad y rendimiento. Con el objetivo de encontrar una ventaja competitiva frente al resto de empresas de su sector. 

En qué consisten los planes de formación 

Los planes de formación están diseñados para detectar las carencias o necesidades en conocimientos de los empleados a la hora de desarrollar sus funciones. Por otro lado, detectan también sus competencias potenciales y encuentran la mejor forma de desarrollarlas, además de retener sus habilidades, que hasta el momento de la formación pueden estar «ocultas». 

Las organizaciones disponen de un crédito anual para dar formación a sus empleados proporcionado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Actualmente se gestiona y se le publicita a través de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae). Por lo tanto, cada entidad cuenta con un crédito anual para financiar las acciones formativas a través de Fundae que se sitúa en torno a los 420 euros anuales para invertir en formación. 

Beneficios de los planes de formación 

Mejora de la imagen empresarial. La evolución a nivel formativo de muchas empresas comienza desde su interior, animando a mejorar a cada uno de sus departamentos o equipos a que se formen.  

Cambio positivo de la competitividad y la productividad. Los empleados, al ver que la empresa invierte en su aprendizaje, se sienten más motivados y se sienten comprometidos con la organización y con sus compañeros. El ambiente mejora y eso se refleja en conceptos como la productividad. 

Impulso de la transformación digital. A través del amplio catálogo de cursos que ofrece FUNDAE, podemos elegir entre una amplia variedad de formación e-learning, para así mejorar y potenciar la transformación digital dentro de la empresa. 

Aporta una mejor cualificación para los trabajadores. Gracias a los cursos de FUNDAE, los empleados pueden ampliar sus habilidades y conocimientos y por lo tanto mejorar en su labor diaria o incluso iniciar ciertos conocimientos que aún no poseían.  

Sea como sea, la empresa siempre gana, porque la formación se traduce en un notable crecimiento en innovación y productividad. Al fin y al cabo, la idea es obtener el mayor retorno posible de la inversión realizada en formación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *