Ayudas Sistema de Gestión

¿Qué se entiende por cadena de suministro verde?

Las cadenas de suministro verdes (GSC, por sus siglas en inglés) son la respuesta de las organizaciones a su reto ecológico y medioambiental. Este término hace referencia al proceso de implantación de prácticas de sostenibilidad ambiental en la gestión de la cadena de suministro; es decir, implica tomar medidas para disminuir el impacto de una organización en el medio ambiente en todos los niveles de la cadena de suministro, incluido el diseño del producto, el suministro de materiales, la fabricación y la entrega del producto final. 

Una cadena de suministro está formada por las partes involucradas en el ciclo de vida de un producto, desde su fabricación hasta la distribución al cliente. Incluye no solamente al fabricante y al proveedor, sino también a los transportistas, almacenistas, vendedores al detalle e incluso a los mismos clientes.  

¿Cuáles son las estrategias para reverdecer una cadena de suministro? 

  1. El rediseño del transporte, tanto optimizando las rutas como usando vehículos ecológicos. 
  2. El diseño de ventas verdes para calificar y valorar el desempeño ambiental de un proveedor. 
  3. La medición de la huella ecológica de carbono de la organización. 
  4. La minimización de los desperdicios en toda la cadena de abastecimiento, y 
  5. La optimización de procesos internos y la ampliación de las prácticas socialmente responsables a toda la cadena de valor. 

¿Cómo implementar la gestión de la cadena de suministro verde (GSCM) en las organizaciones? 

GSCM se puede integrar en casi cualquier negocio industrial. La clave para implementar este concepto es examinar la cadena de suministro actual e identificar áreas donde se pueden aplicar prácticas sostenibles, que incluyen: 

  • Abastecimiento de material más limpio: para los minoristas, esto puede implicar asociarse con empresas para rediseñar los envases utilizando materiales reciclables o biodegradables. Las organizaciones también pueden optar por comprar materiales de proveedores que obtienen sus materiales utilizando métodos ambientalmente responsables. 
  • Menores emisiones de transporte: esto puede implicar la obtención de materiales de proveedores cercanos para reducir las emisiones de carbono debido al transporte y la entrega. Algunas empresas también pueden reducir las emisiones mediante el uso de sistemas de transporte más eficientes y combustibles alternativos más limpios. 
  • Optimización de la logística: al ubicar estratégicamente las instalaciones de distribución y optimizar las cargas de camiones para reducir el espacio vacío del remolque, las empresas pueden reducir su kilometraje de tránsito y reducir su huella ambiental. 
  • Certificación: las organizaciones pueden evitar relacionarse con proveedores que utilizan productos o materiales prohibidos al solicitar ciertos tipos de certificaciones. Por ejemplo, una empresa de fabricación puede optar por obtener materiales únicamente con proveedores con certificación LEED. 

Los primeros pasos requerirán de aprender nuevos conceptos, generar nuevos indicadores con información usualmente ignorada y remplazar un enfoque tradicional hacia uno de visión de futuro. El resultado, sin embargo, será rentable y, sobre todo, muy satisfactorio y reconfortante al contribuir al bienestar de generaciones futuras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *