Techo de Cristal

El concepto «Techo de Cristal» hace referencia a una barrera invisible que dificulta que las mujeres puedan acceder a los altos puestos de poder de las organizaciones, la política y las empresas, incluso teniendo la misma cualificación y méritos que sus homólogos masculinos. Hoy en día, el techo de cristal, está suponiendo un entorpecimiento para la carrera profesional de la mayoría de mujeres solo por su condición de género. Clara prueba de esto es que la representación femenina va descendiendo en todas las ocupaciones a medida que subimos peldaños en las jerarquías profesionales.  

Es verdad, que cada vez es más habitual ver a mujeres en puestos de alta responsabilidad dentro de organizaciones punteras, pero a pesar de ello, las diferencias frente a los hombres siguen siendo muy amplias. 

¿Qué factores influyen a la hora de hablar de techo de cristal? 

El techo de cristal tiene una relación muy estrecha con el número de personas que hay en cada empresa en función del género, la diferencia de salario que perciben hombres y mujeres del mismo nivel jerárquico, las diferencias para ir escalando a nivel organizacional y, por último, si esos problemas aumentan o disminuyen en función del nivel jerárquico en el que nos encontremos. 

Otros factores que influyen mucho en este aspecto son los llamados «sesgos de género». Se incorpora desde edades tempranas y son algo que, inconscientemente, definen muchos de los parámetros de actuación hacia la mujer, no solo en el mundo laboral, sino también socialmente. Estos sesgos impiden valorar adecuadamente el potencial de las mujeres, identificarlas con los roles de líder e incluso penalizarlas cuando no cumplen los estereotipos femeninos socialmente aceptados. Todos podemos y debemos actuar sobre estos sesgos de género para neutralizar su impacto negativo en el mundo laboral. 

Pruebas que refuerzan que hoy en día existe el techo de cristal 

Embarazo y Baja por Maternidad: El periodo de maternidad supone un parón en la carrera y desarrollo profesional de la mujer. Durante ese periodo es posible que surjan nuevas oportunidades laborales dentro de la empresa, optando siempre por candidatos que estén disponibles, desde el primer momento. Hoy en día, en muchos casos, solo con la previsión de que una mujer vaya a quedarse embarazada, aumenta las opciones de que un empresario ponga directamente esa barrera e impida la posibilidad de ascenso o incluso, directamente, para entrar a trabajar en una empresa. 

Dirección predominante de Hombres: Las barreras que hemos comentado anteriormente, como son el posible embarazo o la conciliación familiar, se ven como un problema para el desarrollo normal de la actividad empresarial. 

El rol de cuidado del hogar y de la familia que se sigue adjudicando casi exclusivamente a las mujeres: Un reparto equitativo de las tareas domésticas y unas buenas medidas de conciliación dirigidas tanto a mujeres como hombres, reducirían significativamente este techo de cristal. 

Es muy importante el papel de las administraciones y de las propias empresas para controlar y vigilar que no se produzcan situaciones de discriminación laboral, haciendo efectivas medidas legislativas, como las contempladas en los Planes de Igualdad. 

En Ilicae, te ayudamos a diseñar y planificar el plan de igualdad de tu empresa, contacta con nosotros a través de nuestras RRSS o en www.ilicea.es 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *